lunes, 14 de julio de 2008

Los Diamantes (2) ¿Qué son realmente?

Los griegos creían que eran astillas de estrellas que habían caído a la Tierra, más tarde se creyó que eran lágrimas de Dios. En realidad, un diamante es algo tan simple como carbono puro cristalizado. Pero, en realidad, el único lugar en donde el carbono tuvo las condiciones ideales de presión y temperatura para formar diamantes fue hace más de mil millones de años, a unos 150 kilómetros de profundidad. Cuanto más profundo, más presión, igual que cuando nos internamos en el fondo de una piscina. Una vez formado, el diamante fue transportado a la superficie de la tierra por la roca incandescente, y la zona de Sudáfrica resultó ser la gran elegida. En su estado natural puede parecer una insignificante piedra, pero se transforma en una joya inestimable al ser sometida a una perfecta talla y pulido, atrayendo los rayos de luz hacia el centro y reflejándolos hacia arriba formando la gama completa de los colores del arco iris. Es la más simple de todas las piedras preciosas, pero también la sustancia más dura hasta ahora conocida, capaz de cortar cualquier cosa que se interponga en su camino.Hay muy pocos diamantes en nuestro planeta y por eso desde las antiguas civilizaciones fue, y seguirá siendo, la piedra preciosa más buscada. Pero un diamante no es para siempre. La forma del carbono en condiciones atmosféricas es el grafito y no el diamante. Por tanto, de una forma estricta, el eslogan «Un diamante es para siempre» sería falso, ya que en condiciones atmosféricas el diamante se irá transformando en grafito.

Ahí va una lista de los más famosos, aquellos a los que sus orgullosos propietarios han bautizado con sus nombres.



• LA ESTRELLA DE ÁFRICA. El diamante tallado más grande del mundo también forma parte de las Joyas de la Corona Británica, pesa 530,20 quilates y tiene 74 facetas.


• EL TAYLOR-BURTON. El Taylor-Burton tiene un peso de 69,42 quilates. Este diamante con talla de pera se vendió en una subasta en 1969, Cartier pujó por él con éxito y le dio el nombre de Cartier. Al día siguiente Richard Burton lo compró para Elizabeth Taylor por una cantidad no revelada, rebautizándolo Taylor-Burton. Liz Taylor lo llevó por primera vez durante un baile benéfico en Mónaco.

• EL REGENTE. Fue engastado para la corona que Luís XV llevó el día que subió al trono. Tras la Revolución Francesa fue propiedad de Napoleón, quien lo engastó en la empuñadura de su espada. Actualmente está expuesto en el Louvre.


•EL HOPE AZUL. El más conocido de los diamantes, el Hope fue en un tiempo propiedad de Luis XIV y recibió oficialmente el nombre del «diamante azul de la corona».


•EL SANCY. El Sancy pesaba 55 quilates y fue tallado en forma de pera. Su primer propietario fue Carlos el Intrépido, duque de Borgoña, quien lo perdió en una batalla en 1477. Jaime II, el último rey de la casa Estuardo de Inglaterra fue el ultimo propietario, huyó con él a París. El diamante desapareció durante la Revolución Francesa.


•HORTENSIA. Esta piedra color melocotón de 20 quilates de peso tomó el nombre de su poseedora, Hortense de Beauharnais, reina de Holanda, hija de Josefina e hijastra de Napoleón Bonaparte. Hoy se exhibe en el Louvre junto al Regente.

4 comentarios:

Reme dijo...

En esta época prefiero un chalet en la playa que un diamante... jeje bsos juane

Juanela dijo...

y yo tb lo prefiero, que un diamante es un diamante.... jaja!! Bss

Callejuelo dijo...

sí, pero ahora resulta que no es para siempre, po vaya. Por cierto el Hope ese, creo que es sobre el que vi un documental sobre la maldición de quien posee ese diamante

Marijolamejo dijo...

Pos yo prefiero un diamante de esos gordos, porque cuando me canse de él, lo vendo y me compro el chale en la playa, no?? Así tendría las dos cosas? Aunque no a la vez. Mejor me busco un mario rico que me compre las dos, no? Jajajajaja!!!! Ke blo con más glamur!!!!