jueves, 16 de abril de 2009

El placer de dormir.

Adoro dormir. Es uno de mis momentos más felices, cierro los ojos y me teletransporto según el momento y el estado de ánimo. Un sin fin de sentimientos se dan cita en esos instantes en los que mis parpados caen. Los problemas se esfuman y el tiempo se detiene hasta que despierto. El dormir tiene muuuchos beneficios, en belleza y en salud.
Las mujeres podemos gastarmos una fortuna en cremas y cuidar nuestra dieta, pero necesitará dormir para tener una piel bonita y brillante. Cuando una persona duerme, su cuerpo entra en modo de reparación, y la piel, los músculos, la sangre y las células del cerebro se regeneran.
Cuando dormimos el suficiente número de horas, la piel se ve más fresca, brillante y elástica. Dormir es un excelente tonificador para la piel. La piel áspera, las ojeras y la apariencia poco atractiva de la cara son signos inequívocos en la piel de la falta de sueño.
El sueño refresca y repara la piel.
Un buen descanso también es necesario a la hora de perder peso. La mayoría de las hormonas del cuerpo se liberan cuando se duerme. Cuando se tienen problemas para dormir, estos niveles hormonales se desequilibran. Como consecuencia se puede tener sensación de hambre y comer más de lo normal, aumentando de peso.
El sistema inmunológico necesita descansar, dormir poco afecta tanto como el estrés, lo que eleva el riesgo ante infecciones, también cuando no se descansa lo suficiente estamos en riesgo de un aumento de nuestra tensión arterial y de enfermedades cardiovasculares por el incremento de producción de cortisol, la hormona causante del estrés.
Tambien es bueno dormir bien para nuestro corazón. Durante el sueño también se ralentiza la frecuencia cardíaca para que las células coronarias y los tejidos puedan repararse.
En el ámbito intelectual, el descanso es fundamental para mejorar nuestra actividad intelectual. El cerebro necesita estas horas de desconexión para procesar toda la información acumulada durante el día.
Una actividad psicomotriz no puede ejecutarse convenientemente si el cerebro no está descansado. Es cuando no atinamos por culpa de la fatiga. Si la actividad que vamos a realizar es conducir o un trabajo que implique riesgos el descanso no sólo es aconsejable sino imprescindible.

6 comentarios:

Antoniojezu dijo...

Y añadiendo más valor todavía al placer de dormir, el placer de dormir después de almorzar. Es decir, ¡¡Qué viva la SIESTA!!.

Zalu2.

Callejuelo dijo...

Uno de los mayores placeres y que menos cuesta. De ahi lo grave de los trastornos del sueño para aquellos que no pueden dormir

Juanela dijo...

Jejejejjej!!! Eso eso, que viva la siesta!!! xq, x lo menos para mi es sagrada!!!!!
Juan no cuesta na, y encima te levantas renovado..... no como algunos càvilas!!!!!!

Juan Diego dijo...

¡Qué post más acertado! ¡Jajaja! A mí también me encanta eso de dormir y si es después de comer... ni os cuento. Todos los marmotas juntos: ¡viva la siesta! ¡Jajaja!

Juanela dijo...

Juandi, es nosotros somos personas inteligentes q nos gusta lo bueno!!!!!jajaja!!

Callejuelo dijo...

Una siesta, si vas a echar una larga noche de juerga sienta muy bien, para lo demàs una cabezadita de no más de 40 minutos